miércoles, 1 de marzo de 2017

Luis Bacigalupo



el grifo

Me fui
o quise irme y no supe hacerlo

caía el agua gota a gota
tinc tinc parecía replicar la chapa acanalada

era un viento que luego sopló con furia
el que golpeó tu espalda
yo apenas si había atinado a golpear tu puerta
era tarde
silbaba el silencio su melodía inaudita

era maravilloso esperar el sol en la esquina
podía detenerse allí junto a nosotros
y decirnos sus cosas por un rato
sabíamos que no se demoraría en proseguir
su camino al cementerio
nos daba su calor y eso era todo

como estas gotas que no dejan de caer
y a su modo nos dan también su música inaudita

y mientras sigan cayendo
la chapa acanalada tendrá algo que decir
volveremos a la estación de la que partimos
volveremos a tomar ese tren que nunca debió detenerse

y algunos pájaros dicen sus cosas todavía
en otra lengua que el tinc tinc de la chapa ignora
sus cosas son y no son las mismas que nos importan
mientras oímos caer una gota y otra y más

mañana el sol se detendrá en la misma esquina
o seguirá directo al cementerio

desde su inicio el día es una mano en alto
un gesto de adiós
de un adiós dicho antes y después de la lengua

en este día, en esta esquina
todavía estamos esperando
¿seguimos juntos todavía, todavía?

golpeé tu puerta y ya no estabas
luego alguien debió golpear la mía
toc toc
siempre igual
¿cómo no vamos a saber de qué se trata?
¿cómo no vamos a terminar nunca de entender?

esta necedad decías
esta hipocresía digo
esta hipocondría
y entonces

empezamos a entender de qué se trata.

inédito

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

éste es un blog que no obtiene beneficios económicos. Comentarios publicitarios abstenerse, gracias,,,